El clásico define al otro finalista