Quinto árbitro. El clásico del Sur y un cuarteto comprometido