El corazón de Alemania en la apertura