El US Open. El corazón de Gumy le dio otra victoria trascendente