El personaje. El crack, que a los 40 quiere más, también espía un futuro lejano