Las eliminatorias. El desahogo de Colombia