Opinión. El equipo careció de ideas, pero sí tuvo carácter