El error y los lamentos

La trocha delantera del Chevrolet Nº 7 era 14 mm más ancha que lo permitido
La trocha delantera del Chevrolet Nº 7 era 14 mm más ancha que lo permitido
(0)
27 de marzo de 2000  

LA PLATA.- "Tenemos un gran equipo y un gran auto", elogió Guillermo Ortelli en la conferencia de prensa, cuando todavía no se sabía de su desclasificación por una irregularidad técnica, restándose el mérito personal de haber ganado en una pista complicada por el agua.

Su entusiasmo cambió diametralmente en segundos cuando se le comunicó su exclusión. Ortelli meneaba la cabeza al dialogar con su padre; luego cambió unas pocas palabras con el comisario deportivo Juan Carlos Marchese y se fue a su búnker, sin ganas de hacer declaraciones. El ánimo se contagió a sus colaboradores, que dentro del box se apoyaban inactivos sobre el Chevy, con la mirada perdida y total desgano.

La desclasificación se debió al incumplimiento del artículo 18º del Reglamento Técnico de la Asociación Corredores de Turismo Carretera (ACTC), que enuncia lo siguiente: "La trocha delantera, es decir, la distancia entre los centros de las bandas de rodamiento de los neumáticos delanteros, deberá ser la original del modelo y marca del automóvil declarado. En la medición de la trocha delantera se admitirá una tolerancia de 130 mm, en más que la original". Y el inciso 1 especifica las medidas originales y máximas toleradas para cada marca, que en el caso de la coupé Chevy son de 1498 mm y 1628 mm, respectivamente.

Pero el Chevrolet Nº 7 se pasó en casi un centímetro y medio. "En la revisión técnica posterior a la carrera se percibió que la trocha delantera estaba excedida en unos 14 milímetros", explicó Marchese, que recordó que se había producido un hecho similar con Omar Martínez en Balcarce ´99. "Hablé con Sandro Crespi (el preparador del auto) y con el padre de Ortelli, que me comentaron que tuvieron un problema con la rueda derecha y en el apuro colocaron una llanta trasera, con un desplazamiento diferente, que fue lo que hizo que la trocha quedara sobrepasada", amplió.

Ahora bien, ¿el hecho ilícito influyó favorablemente en el rendimiento del piloto de Salto? "Yo no creo que haya incidido, sobre todo en este piso húmedo; si hubiera estado seco, quizás habría sido otra historia. Pero el reglamento está para ser cumplido, y a veces hay que tomar medidas como ésta pese a nuestro dolor, porque sabemos que fue un error y no una jugada para obtener una ventaja indebida", juzgó Marchese, que informó del hecho al comisario deportivo, Hugo Solís, responsable de tomar la decisión.

Otra de las voces que se pronunció fue la de Juan Manuel Silva, que obtuvo como rédito de la situación los 12 puntos del tercer lugar: "No me gusta ganar los puestos así. No sé si un auto tiene mejorías por estar más ancho. Depende de la puesta a punto y de las condiciones de la pista. Eso pudo perjudicar al coche de Ortelli como haberlo favorecido o resultar indiferente. Pero, sin dudas, él no ganó por eso; el auto anduvo bien durante todo el fin de semana. Seguramente fue un error y no lo hicieron adrede. Somos humanos. Si se equivocan en la Fórmula 1...".

En un principio, en el equipo de Ortelli se pensó en una apelación, por entender que no se había logrado beneficio alguno con el error, aunque pronto se descartó eso y sí se enviará una nota a la ACTC para aclarar que no se pretendió sacar ventajas.

De todos modos, la letra del reglamento no contempla intenciones, sino precisas medidas, y Ortelli se quedará sin triunfo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.