El seleccionado. El espíritu del 78 y del 86 brilló en Alemania