El momento esperado. El estadio, un frigorífico; la ciudad, un monstruo