Fútbol. El Estado quiere controlar la admisión