Ajedrez / Jaque mate. El fuego que no se apaga