Punto de vista. El fútbol y los rezos