El golf, sacudido por la decisión de Tiger

El retiro por tiempo indefinido del N° 1 provocó desconcierto y sorpresa entre sus pares, y conjeturas inquietas sobre el futuro inmediato del circuito
(0)
13 de diciembre de 2009  

El mundo del golf intenta digerir como puede la novedad sobre el descanso "por tiempo indefinido" que se impuso Tiger Woods para recomponer su vida matrimonial. Entre sus colegas y todo el ambiente del deporte, la reacción dominante fue una mezcla de desconcierto y conmoción. En algún caso, desde el costado deportivo, también de alivio. Saber que no va a contar con el N° 1 del mundo por un plazo mínimamente considerable implica para todo el golf reconfigurar su escenario por completo. Todo, mientras muchos de los diarios de Europa, sensacionalistas o no, siguen poniendo la lupa sobre los movimientos reales y presuntos del astro y de sus seres cercanos.

Fue significativo lo que expresó, por ejemplo, Colin Montgomerie -capitán del equipo estadounidense en la Copa Ryder este año-, tanto por su mirada sobre la personalidad de Tiger como por su especulación deportiva. "Existía un aura (alrededor de Woods) y esa pared, por decirlo de alguna manera, se ha resquebrajado... Hay grietas y creo que ahora nos da más oportunidades de ganar grandes torneos."

"Indefinido es una palabra que mete miedo", advirtió el australiano Geoff Ogilvy, ganador del Abierto de Estados Unidos en 2006. Y agregó: "Esto no es bueno para nosotros. Pero seguro que volverá". Las especulaciones cruzadas sobre cómo podrían beneficiarse los colegas de golf ante la ausencia de Tiger provocaron una dura reacción de John Daly, campeón del Abierto Británico en 1995. "Estoy sorprendido por todo y muchos de los jugadores están sorprendidos. No estoy contento con la forma en que algunos jugadores han respondido. Es su forma de vengarse porque saben que no pueden ganarle", comentó el norteamericano, que también se esperanzó con un rápido regreso del N° 1: "Espero que lo tengamos pronto de vuelta. Siempre dicen que en el golf nadie es más importante que el juego mismo. Pero Tiger lo es".

En Nordelta, mientras compite en el Visa Open de la Argentina, a Andrés Romero también le preguntaron por el tema: "No quisiera estar en sus zapatos en este momento, pero está claro que debe asumir lo que hizo", dijo el Pigu.

En Europa se siguió ilustrando con mordacidad la coyuntura de Woods. La Gazzetta dello Sport publicó una caricatura en la que se ve una bolsa de golfista con seis piernas de mujer con tacos altos y dos palos de golf. El tabloide alemán Bild siguió explotando los detalles del caso, pero incluyó el deseo de que en su intento de recuperar su matrimonio Tiger "sea tan exitoso como en el golf". Mientras, ayer se supo que su esposa, la sueca Elin Nordegren, compró una estancia en una pequeña isla cerca de Estocolmo.

Más allá de las impresiones personales hay proyecciones generales que preocupan. Tiger había estado inactivo entre julio del año pasado y febrero del corriente, y en ese período la audiencia de televisión en los torneos cayó en un 50 por ciento. Por lo pronto, uno de los mayores patrocinantes del astro, la empresa Gillette, informó que limitará el papel de Woods en su programa de marketing. "Como Tiger se ha tomado un descanso, vamos a apoyar su deseo de privacidad", se justificó.

  • Cañete, a 4 del español Martín en Sudáfrica

    Ariel Cañete se jugará hoy su chance en el Alfred Dunhill Championship, primera cita del Tour Europeo 2010 y que se realiza en Malelane, Sudáfrica. El jugador de Santa Teresita figura 7°, acumula 206 golpes (-10) y está a 4 del español Pablo Martín.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.