Festejos en pantalla gigante y con empanadas. El grito argentino retumbó en Roma