El Inter de los argentinos, en crisis