Un nuevo conflicto. El juez Perrotta está en contra de los futbolistas