Boca. El karma: las lesiones de los volantes centrales