"El mayor éxito de mi carrera deportiva"

Bielsa se esmeró por aclarar que no le pidió a nadie seguir en el cargo, sino que aceptó un ofrecimiento que valora como su mayor conquista
(0)
20 de mayo de 2003  

Le preguntaron a Bielsa si era cierto lo que su hermano Rafael había dicho en un medio: que en el segundo ciclo al frente del seleccionado ya no era feliz. El DT sólo lo negó y no quiso abundar en más detalles apoyándose en su intimidad que cuida con celo. Pero ofreció otras respuestas de las que puede interpretarse que está muy a gusto con su segunda etapa. "No le pedí a nadie que me renovara el contrato -se esmeró por aclarar-, sólo acepté un ofrecimiento. Lo agradezco, lo celebro, lo valoro y para mí se trató del mayor éxito de mi carrera deportiva porque ha sido un reconocimiento en el fracaso. Disculpen la vanidad, tuve episodios significativos como entrenador, pero este supera a cualquiera. Yo no pedí que me renovaran el contrato", repitió el entrenador.

Asegura que el dolor por la eliminación se le presenta a diario. Creía que el tiempo cerraría las heridas, pero confiesa que la pesadumbre aún lo acompaña. Y rescató al grupo de jugadores que estuvo en Corea-Japón desde una tácita comparación con la actualidad política de nuestro país. "En esferas más trascendentes que el fútbol hoy vemos cómo están siendo los procesos de desintegración de los perdedores. ¿Son armónicos o se destruyen entre sí? Ni después de la eliminación del Mundial, en la peor derrota, hubo una acusación. Y me pregunto: ¿eso alguien lo rescató?"

El repaso por la Copa del Mundo fue inevitable. Y apuntó sobre sus culpas. "No estoy avergonzado de lo que pasó durante el Mundial, aunque sí dolorido. Y tal vez, lo único que cambiaría es acelerar los riesgos de puesta a punto de un jugador que no está al ciento por ciento de sus condiciones físicas para que llegue en la forma ideal o bien para que quede en el camino."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.