El Millennium, un escenario imponente