El misterio envuelve el caso Alonso

El domingo sufrió un raro choque en la F.1 en Montmeló, no reaccionó y ayer le dieron el alta; investigación de la FIA
Roberto Berasategui
(0)
26 de febrero de 2015  

Es la gran pregunta que se reitera por estas horas en la Fórmula 1. ¿Qué pasó con Fernando Alonso? Suena al menos inverosímil el "golpe habitual de un entrenamiento" y no conocer los detalles de un accidente que para la categoría que alcanza velocidades de más de 320 km/h y provista con la más alta tecnología dispuesta en la seguridad aún permanezca en el misterioso cockpit del hermetismo.

El piloto español, flamante incorporación del equipo McLaren (impulsado desde este año por Honda, emulando aquella época dorada de Alain Prost y Ayrton Senna), se golpeó el domingo en la curva 3 del circuito de Montmeló, a uno 150 km/h, en un impacto lateral. Pese a la absorción del impacto por parte de la máquina, Alonso no reaccionó. Fue atendido en el vehículo y desde allí fue trasladado en helicóptero al Hospital General de Cataluña, donde recién ayer le dieron el alta.

El golpe fue insignificante, al menos visualmente. "La velocidad era lenta y el auto se fue hacia la derecha, hacia el paredón. Fue extraño", comentó el ex campeón Sebastian Vettel, que circulaba detrás del español justamente con una máquina del equipo que abandonó a fin de año: Ferrari.

Tanto Eric Boullier, director de McLaren, como el representante del piloto, Luis García Abad, coincidieron en afirmar que "fue sólo un accidente habitual de entrenamientos. Nada grave". Sin embargo, Alonso permaneció 10 minutos sin reaccionar dentro del automóvil y luego estuvo internado durante tres días en el hospital de Barcelona.

En el lugar se encontraba el fotógrafo Jordi Vidal, que no sólo obtuvo la secuencia del accidente. También fue testigo de la llegada de los auxiliares, que al socorrer a Alonso le daban golpes leves en el casco y el conductor parecía que no respondía.

Luego el mismo representante de Alonso, que afirmó que su piloto fue hospitalizado sólo "por cumplir el protocolo" (no todos los accidentados son internados), agregó datos que tampoco fueron contundentes, al indicar que el viento había alterado el funcionamiento del auto y provocó el despiste. Poco creíble para un auto de Fórmula 1, el talento del piloto y las condiciones climáticas en Montmeló, que si bien estaba ventoso, no era de tal intensidad como para aprobar esa alternativa

¿Qué pasó entonces? La Fórmula 1 apeló, como suele hacerlo en estos casos, al silencio. En medio de los más sofisticados elementos de medición, con la telemetría al alcance de la mano, no hubo explicación oficial alguna.

Las primeras conjeturas tomaron relieve desde el mismo momento del incidente. La más repetida: Alonso sufrió una descarga eléctrica (ver aparte) dentro del vehículo que alteró su sistema nervioso y originó el despiste, pero que las mayores consecuencias en el cuerpo del español obedecieron a ese posible inconveniente en el automóvil, más que en el golpe contra el muro. De hecho, sólo se rompieron elementos de la parrilla de suspensión en el roce con la pared, aunque el cockpit se mantuvo inalterable. Una posibilidad que encendió una luz de alerta en la categoría, ya que si ello fue realmente como se especula, ningún otro piloto está exento de padecer el mismo inconveniente.

Para otros, en cambio, hubo un problema de salud de Alonso, previo al ensayo, que se potenció arriba del auto. Sin embargo, tras el incidente, McLaren suspendió las pruebas...

Con la mano en alto, cual político mirando al horizonte con un saludo positivo, el piloto de McLaren abandonó el hospital sin dar declaraciones. Con la misma postura del domingo, su representante volvió a decir que "está todo bien". Pero al preguntarle si Alonso estará el 15 de marzo en Australia, por la fecha inaugural del ejercicio 2015, dijo: "Pensamos en Abu Dhabi (el último), que es el más importante, donde se define el título". Lo cierto es que Alonso, que no probará esta semana (será reemplazado por Kevin Magnussen), podría estar ausente en Melbourne...

Mientras tanto, la Federación Internacional del Automóvil (FIA) anunció que investigará las causas del accidente. Lo mismo se informó con el ridículo golpe de Jules Bianchi en Suzuka, cuando chocó contra una grúa...

¿Una descarga del recuperador de energía del automóvil?

Los que afirman la hipótesis sobre una posible descarga eléctrica sufrida por Fernando Alonso en el McLaren-Honda de F.1 se apoyan en una falla en el sistema de recuperación de energía ERS. Con dos dispositivos unidos al motor turbo, se puede lograr hasta un adicional de 160 cv de potencia, lo que permite ahorrar el gasto de combustible en un 35%, ya que en la F.1 actual sólo se puede utilizar 100 kilos de nafta. La tecnología híbrida (combustión más electricidad) llegó en 2009 a la máxima categoría con el sistema KERS. Ahora la energía cinética que antes se desperdiciaba en forma de calor al frenar se almacena y luego se reutiliza para otorgar mayor potencia. Por ahora, no hay una explicación oficial por parte de McLaren sobre el incidente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.