Argentinos que aún luchan. El momento de arriesgar