"El Mundial ya se juega en la Argentina"

Lo aseguró Mario Goijman, presidente del Comité Organizador
(0)
23 de enero de 2002  

El ingeniero Mario Goijman es un hombre frontal; impetuoso y desbordado de optimismo cuando habla de voleibol, una pasión que atesora desde chico. Hoy, como presidente de la Federación Argentina Voleibol y del Comite Organizador del Campeonato Mundial 2002, previsto para septiembre próximo en nuestro país, su estilo está potenciado frente al gran acontecimiento. Y no duda: "El Mundial se hará en nuestro país".

No son casuales las palabras de Goijman. Algunas dudas sobrevolaron en los últimos días en cuanto a la organización; en realidad, frente a la crísis que atraviesa el país y ciertas demoras en la puesta a punto de los escenarios. Goijman, de 56 años, no vacila. "La semana última estuve en Lausana, sede la Federación Internacional de Voleibol; volví con el mismo entusiamo de siempre: los 25 miembros de diferentes países nos respaldaron sin ninguna observación; diría más: sentí un apoyo especial frente a los sobresaltos que vivimos en nuestro país".

¿Qué significa ése apoyo? Goijman tiene la respuesta. "La Argentina cumple con lo previsto. Allí se optó por darle de baja a Rosario y Catamarca como sedes por que no se llegaba al plazo previsto para la terminación de las obras en los estadios; se eligió a San Juan como la sexta alternativa y quedaron definidos los seis escenarios: Buenos Aires -el Luna Park-, Córdoba, Santa Fe, Salta, Mar del Plata y San Juan. Una menos de las siete previstas para bajar los costos".

Justamente Córdoba surgió en duda hace unos días frente a algunas demoras del nuevo escenario. Goijman tiene sus argumentos. "Córdoba es un caso especial, pero el más confiable. El nuevo estadio es un emprendimiento del empresario Bugliotti (Euclides), que soporta los vaivenes económicos; de todas maneras, ya está listo en un 60 por ciento. Probablemente no este listo para marzo, pero no habrá problemas para mayo o junio".

Un mes, marzo, surgió en la charla con Goijman. Tampoco es casual. En los primeros días de marzo andará por aquí un grupo de la Federación Internacional de Voleibol que hará una inspección. "Es lógico que venga una inspección; pero no necesariamente tiene que estar listo el estadio de Córdoba; los tiempos apremian pero no habrá problemas".

Goijman fue más allá. "En estos días estaré en Córdoba -ya habló telefonicamente con Bugliotti- y nos pondremos de acuerdo en muchos detalles para darle el impulso final a una de las sedes más importantes".

¿La estampida del dólar juega en contra del Mundial? es la pregunta. Goijman responde. "Nosotros recibiremos un millón de dólares por los derechos de TV; pensamos que nos visitarán unas 5000 personas en paquetes turísticos y la recaudación, en todas las sedes, rondará otros dos millones; nos faltan algunos sponsors, pero cubriremos los cuatro millones del costo total. No habrá problemas".

¿Qué papel juega el Estado a la hora de los aportes económinos? Goijman es realista. "Tenemos el total apoyo del Gobierno a través del secretario de Turismo y Deporte, pero no le ocasionaremos gastos. No es lógico en estos momentos; tendremos algunas facilidades para la utilización de espacios de publicidad pública, pero nada más. Por supuesto que contamos con el apoyo en otras áreas, pero nada más. Es un desafío de la Argentina y comparten desde el Gobierno nuestro proyecto. Podemos decir que el Mundial ya se juega en la Argentina".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?