El orden natural de Federer y Nadal