En Stuttgart. El orgullo ecuatoriano por la victoria sobre el escepticismo