El otro Fernández

Roberto De Vicenzo
(0)
4 de diciembre de 2001  

En el Hindú Club de Don Torcuato, el público disfrutó el último fin de semana de los mejores golfistas argentinos, que se sumaron al desafío del 69° Campeonato Argentino de Profesionales. Entre otros participaron José Cóceres, Angel Cabrera, Ricardo González y Jorge Berendt, triunfadores en Europa y en los Estados Unidos, y de ese grupo surgió un tapado : Sebastián Fernández, de 28 años, que finalmente se impuso con 270 golpes.

-Maestro, ¿qué opina del ganador del certamen?

-Parecía que Sebastián venía con el látigo debajo del brazo, hasta que llegó a los últimos hoyos de la vuelta decisiva y cometió varios errores. En el 17 falló un putt corto que pagó con un bogey, e inesperadamente pegó un drive abierto que lo obligó a declarar la pelota injugable en la salida del 18. Parece mentira, venía fácil, pero estuvo a punto de ir al desempate con Cabrera. Luego evitó el hoyo extra en forma ajustadísima; en la recta final perdió por completo la regularidad.

-¿Qué hubiese sucedido en un desempate?

-Se le iba a complicar muchísimo a Fernández, porque Cabrera lo esperaba con ansiedad para liquidar el duelo.

-¿Qué clase de jugador es Sebastián Fernández?

-Es agresivo, fuerte, con un swing muy bueno y físico extraordinario. Creo que tiene tanta calidad como los que se impusieron este año en el exterior, sólo le faltan más momentos de inspiración, aquellos que mostró para ganar dos veces el Campeonato de Profesionales. Este último título le da a Fernández una categoría de jugador muy especial, porque es un campeonato de mucha importancia.

-Hace poco, Sebastián Fernández perdió la posibilidad de ingresar en el Tour Europeo.

-Eso no implica que no sepa jugar. Tal vez si hubiese intentado acceder en el circuito del Viejo Continente en estos días no habría tenido problemas y quizás hasta lo habría ganado. En este deporte, cada golfista tiene su tiempo.

-¿Cómo evalúa el torneo?

-Tuvo un nivel de juego muy destacado. Contó con una recepción de espectadores excelente el último día, que puso a la competencia a la altura de un campeonato nacional. La gente se hizo sentir y los golfistas que consiguieron títulos en el extranjero no defraudaron y dejaron conformes al público. Me agradó, además, la presencia de muchos jóvenes, algo que no es habitual observar en un torneo de golf. La Asociación de Profesionales nunca había hecho nada parecido.

-¿Advierte que los jugadores de mayor jerarquía sintieron algún cambio al actuar en la Argentina?

-Sí, en el Hindú Club se encontraron con greens más pesados de los que ellos acostumbran jugar en Europa y en los Estados Unidos. Ese factor les impidió que embocaran con mayor facilidad. Por ejemplo, lo vi al Chino pegar un putt de diez metros que quedó a uno de distancia. No es fácil adaptarse a un green con una velocidad distinta.

-¿Cómo vivió la exhibición en el hoyo 18 del Hindú Club al lado de las otras dos leyendas del golf argentino?

-Con nostalgia y con la satisfacción de haber recibido varios aplausos de reconocimiento junto con Fidel De Luca y Juan Das Neves. Fue interesante para la gente que no nos conoce; muchos de ellos creen que jugamos toda la vida así y nos comparan con los jugadores actuales. En el hoyo 18 salí con un drive y en el segundo tiro utilicé una madera 3. La dejé al borde del green y luego hice un approach; la pelota quedó a menos de medio metro y pude conseguir el par. Al final, en ese hoyo terminé haciendo un score menor al de Sebastián Fernández. No se puede creer...

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.