El partido, por dentro y por fuera