Las eliminatorias. El penal que no se cobró