El primer golfista sancionado por doping enciende el debate por el consumo de marihuana

Robert Garrigus, en el centro de la escena por haber sido sancionado por dóping
Robert Garrigus, en el centro de la escena por haber sido sancionado por dóping
(0)
27 de marzo de 2019  • 11:14

¿Culpable o inocente? El golf se debate en estos días alrededor de Robert Garrigus, que fue castigado con tres meses sin actividad oficial por dar positivo de marihuana. La noticia tiene su impacto porque es la primera vez que el PGA Tour sanciona de manera pública a un golfista por consumo de drogas.

Siempre se rumoreó sobre casos anteriores, pero ahora se blanqueó la situación a partir del endurecimiento de la política antidopaje en este deporte. Con el inicio de la temporada 2017/2018, el PGA Tour decidió hacer públicos todos los casos positivos, sean por la causa que fueran, además de empezar a hacer controles de sangre junto con los de orina que se hacían hasta entonces.

Con este cambio, se dejó de lado aquella discreta comunicación privada entre la entidad y el jugador para dar paso a comunicados públicos de casos de doping, motivados tanto para mejorar el rendimiento como por drogas de abuso o recreativas.

Garrigus, de 41 años, no criticó la sanción: reconoció que fue adicto al alcohol y las drogas en su juventud. Tras conocerse la pena, fue él mismo quien explicó el motivo y pidió perdón por su comportamiento. Básicamente, asegura que se trata una recaída puntual después de un largo período de abstinencia.

Garrigus figura en el 458° puesto del ranking mundial y su único título en el PGA Tour llegó en 2010, cuando triunfó en el Children's Miracle Network Classic

"Luego de un largo tiempo de sobriedad, tuve una recaída y fallé un test de marihuana. A pesar de estar varios años sin cometer errores, en estos casos una pequeña equivocación puede causar solo cosas malas". Garrigus comentó además que busca cerrar pronto este capítulo de su vida: "Solo espero que esto le sirva a las personas que sufren de adicciones y nunca vuelvan a caer en ellas".

Los controles antidoping en el golf son muy recientes: coinciden con el regreso de este deporte en el programa olímpico, con motivo de los Juegos de Río 2016. Así, la sanción a Garrigus abre la polémica en los Estados Unidos sobre si el consumo de marihuana debe estar castigado.

Tanto la Agencia Mundial Anti Dopaje (WADA) como el PGA Tour consideran que se trata de una droga recreativa que no ayuda a mejorar el rendimiento deportivo, pero pese a ello ambos lo incluyen en sus listas de sustancias dopantes. Además, ya hay 30 estados de los Estados Unidos en los que la marihuana está permitida con fines terapéuticos, y en 10 de ellos con fines recreativos. Sobre este punto de la legalidad enfatiza también Garrigus en su comunicado, pero aclara: "Eso no excusa".

Hace unos años, la WADA realizó un cambio en el umbral de consumo necesario para dar positivo en un test. Pasó de ser 15 nanogramos por mililitro a 150 nanogramos por mililitro. Lo que se buscaba con esta modificación es que los positivos sólo se dieran si se consumía durante la competencia, o muy cerca de ella.

Al tratarse de un jugador que está fuera de los primeros planos, el PGA Tour no dudó en aplicar la sanción. Queda saber cómo manejaría el tour una posible pena de un golfista más importante si el caso presentara la misma sustancia, tolerada ahora en el ámbito olímpico hasta un umbral más amplio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.