Suscriptor digital

El receso, un punto de inflexión

Por primera vez, el DT Américo Gallego dispondrá de casi dos semanas para trabajar con el plantel.
(0)
21 de marzo de 2000  

Esta interrupción del Clausura debido al partido de la Argentina ante Chile por las eliminatorias funcionará como bisagra para River. ¿Pero actuará para bien o para mal? Esa es la cuestión por Núñez.

Por un lado, el receso -el plantel volverá a practicar mañana- le servirá a Américo Gallego para profundizar con los jugadores el trabajo físico y táctico durante trece días, algo que el DT no había podido cristalizar por su llegada al club con el certamen ya comenzado, tras la renuncia de Ramón Díaz.

Si se lo mira desde otra óptica, ¿la pausa en el Clausura enfriaría a los jugadores y alteraría esta marcha triunfal como local y visitante, tanto en el campeonato como en la Copa Libertadores? Desde el punto de vista de Gallego, la interrupción del torneo es sumamente positiva: "Es la primera vez que vamos a disponer de tiempo para poder al plantel a punto físicamente y mejorar en el aspecto táctico. Hasta ahora veníamos entrenándonos en un avión".

También, para el DT será una excelente oportunidad para corregir fallas, con prácticas en doble turno y un amistoso: "No voy a hablar sobre los errores del equipo porque no quiero amargar a mis jugadores. Si les digo en qué voy a trabajar en estas dos semanas, les quitaría méritos por el triunfo ante Independiente". Gallego siempre se preocupa por resaltar el sacrificio de los futbolistas. Yvaya si el plantel le respondió al DT en este primer período: luego de seis fechas, River está puntero en el Clausura y también es líder en la Copa Libertadores.

Hubo que volar -y mucho- en esta primera maratón de compromisos. Fueron cinco viajes:dos al exterior (Guadalajara y Medellín) y tres al interior del país (dos veces a Córdoba y una a Santa Fe). En total, la maratón abarcó 42.000 kilómetros. Si aquello fue duro, luego del parate se viene una nueva exigencia: el 2 del mes próximo, el conjunto de Núñez se medirá de visitante con Lanús; enseguida, el plantel deberá viajar a Santiago para jugar el 6 con Universidad de Chile. Tres días después será el turno de enfrentar a Argentinos, en Núñez, y el miércoles 12 visitará a Vélez, en Liniers.

"Hasta dónde llegaremos no sé, pero podemos afrontar el Clausura y la Libertadores a la vez", se anima a decir Gallego, luego de aquellos primeros miedos por el nivel físico del plantel. Habrá que creerle, porque River lo viene demostrando.

Sin reunión por D´Alessandro

En el partido de la reserva con Independiente hubo dos enviados de Liverpool observando los movimientos del volante Andrés D´Alessandro. El presidente de River, David Pintado, negó que haya habido contacto con los ingleses y comentó que estaba a la espera de una reunión, que ayer no se produjo. Igualmente, la idea es no vender al jugador, sobre todo por la posibilidad de que Aimar emigre en junio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?