Basquetbol. El regreso de Montenegro