El rival: “Los Leones del Atlas”, un equipo en ascenso

Marruecos, en su mayor logro deportivo en el fútbol, llegó recientemente a la final de la Copa de la Copa Africa de Naciones
(0)
26 de abril de 2004  • 15:21

RABAT.- El partido amistoso que jugarán el próximo miércoles en Casablanca las selecciones de Marruecos y Argentina pondrá a prueba a los llamados "Leones del Atlas" tras la euforia que desató en la afición local la brillante actuación del equipo nacional en la última Copa de Africa de Naciones.

La Argentina será el primer rival de envergadura de la selección de Marruecos desde la final de la Copa de Africa, disputada el 14 de febrero pasado, en la que los marroquíes cayeron derrotados frente al país anfitrión, Túnez, por 2-1.

A pesar de perder la final, la excelente trayectoria de Marruecos en esta competición desató en el país el entusiasmo popular.

Marruecos se clasificó primero de su grupo, en el que figuraban también dos selecciones con aspiraciones al título, Nigeria (1-0) y Sudáfica (1-1), junto con Benín (4-0), y en los cuartos de final sacó de la competición a su gran rival y vecino magrebí, Argelia (3-1), en un partido que quedará grabado para siempre en la memoria de los aficionados marroquíes por su intensidad y emoción.

La selección marroquí goleó en semifinales a Mali (4-0) y, pese a su derrota en la final contra Túnez, los jugadores y el seleccionador fueron recibidos como héroes en Marruecos y condecorados por el rey Mohamed VI.

Después de cada partido, centenares de miles de marroquíes salieron a la calle para festejar las victorias de la selección, que en los últimos años no había dado muchas alegrías a sus aficionados.

Desde su eliminación en la primera fase de la Copa del Mundo de Francia de 1998, la selección de Marruecos había cosechado fracaso tras fracaso, como el que supuso que no lograra clasificarse para el Mundial de Corea y Japón de 2002.

Marruecos fue eliminada en la primera fase de la Copa de Africa de 2002, disputada en Nigeria y Ghana y pocos apostaban a que en Túnez 2004 la selección marroquí pudiera llegar lejos.

Y, sin embargo, Marruecos estuvo a punto de sumar en Túnez su segundo trofeo importante en competiciones internacionales la Copa de Africa de Naciones que logró hace 28 años en Etiopía.

El artífice de la nueva selección de Marruecos que ha cautivado a todo el país es Baddu Zaki, antiguo arquero internacional marroquí que vivió en el Real Mallorca español la etapa más importante de su carrera deportiva.

Tras los pobres resultados de los últimos años, la Federación de Fútbol de Marruecos había confiado las riendas de la selección a un marroquí, después de que hubieran desfilado por el cargo con muy poco éxito varios entrenadores extranjeros.

Zaki reunió a una serie de jóvenes jugadores casi desconocidos en su propio país que jugaban y se habían formado en equipos europeos, principalmente franceses, ingleses, españoles o alemanes, junto a veteranos como Nouredín Naybet, el defensa del Deportivo de La Coruña español que es el estandarte del equipo nacional.

A excepción de los arqueros, los demás integrantes de la selección jugaban en el extranjero por lo que nombres como Chemakh, Zairi, Hadji, Uadu, Regragui o Mojtari, ahora idolatrados por la afición, eran prácticamente desconocidos para la afición marroquí antes del comienzo de la Copa de Africa de Túnez 2004.

Algunos resultados negativos en amistosos de preparación para la Copa de Africa le costaron al seleccionador Zaki un aluvión de críticas, pero éste no vario por ello sus planes y confió en estos jóvenes jugadores formados en el extranjero.

El nivel del campeonato marroquí de primera división es muy bajo y por ello Zaki prefirió confiar en jugadores formados y curtidos en las principales ligas europas.

Ahora, tras la euforia de la Copa de Africa, Marruecos podrá comprobar ante una selección campeona del mundo como la Argentina si tiene nivel para medirse con los países más potentes del planeta futbolístico.

La euforia futbolística podría volverse a desatar en el país si el próximo 15 de mayo el Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) elige a Marruecos como país organizador de la Copa del Mundo de 2010.

Sudáfrica y Marruecos son los países que más suenan en los pronósticos de cara a la organización del Mundial 2010, a la que aspiran también otros tres países, todos ellos del continente africano, Egipto, Túnez y Libia.

Fuente : EFE

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.