El rugby es un deporte en el que siempre gana Hindú... o no

Xavier Prieto Astigarraga
(0)
18 de noviembre de 2018  • 22:15

Si el fútbol es un deporte de once contra once en el que siempre gana Alemania, el rugby es uno de quince contra quince en el que siempre gana Nueva Zelanda.

Pues si se trata del rugby porteño-bonaerense, ese que gana siempre es Hindú. Sobre todo cuando la cuestión es a todo o nada, es vencer o resignarse a pensar en la siguiente temporada. Ocho coronaciones en los últimos 12 años, más otras dos finales protagonizadas, son un currículum avasallante por parte de un equipo que, además, juega lindo y tiene recambio.

Pero un día Alemania se despide temprano de un mundial de fútbol a la rusa. Y otro día, Nueva Zelanda pierde un amistoso de rugby a la irlandesa. Los imperios, tanto en la política como en el deporte, no son eternos.

Está claro que en el reino de Don Torcuato hacen todo bien como para que la era Hindú extienda sus posesiones hasta donde la vista de los tiempos no alcanza. Identidad, juego integral, compromiso de los referentes y sudor se agregan al talento para hacer del Elefante el club más dominante del rugby nacional moderno, a prueba de convocatorias a seleccionados, lesiones y jubilaciones de ilustres. No por nada recurrió a 52 jugadores en la temporada, y ahí está, donde cada año.

Siempre hay camisetas amarillas y celestes en las definiciones de los torneos de la URBA. Pero en 2018 es Alumni quien más casilleros llena, entre plantel superior, intermedias y preintermedias. Dos temporadas sucesivas en la final grande y tanta presencia en las subsidiarias sugieren que también muy cerca de Don Torcuato, en Manuel Alberti –al lado de Tortuguitas–, se está haciendo algo muy bien.

¿Alcanzará esta vez? Imposible saberlo ahora. Más nítido es que todo lo ganador que es Hindú en playoffs tiene una contracara en un Alumni que se llevó previa esa materia, y aún no la aprobó. El club rojiblanco, una vez campeón desde que la competencia es de la URBA, levantó la copa en 2001 sin pasar por el angustiante examen de los choques eliminatorios, mano a mano. Con el formato de llave, lleva perdidas cinco definiciones, y de ellas, tres frente a... su rival del próximo domingo, incluida la del año pasado.

Pero no hay eternidades en esto. Este sábado, Alumni fue a San Luis en playoffs lo que Hindú suele ser al resto. Y eso extra que demandan estas instancias de mata-mata –oficio, temple– no se construye de un día al otro. Algún día, con trabajo y experiencia, llega.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.