El scrum argentino, la obsesión de Gales