Opinión. El sello indeleble de ser un campeón de por vida