De viaje. El señor de los mundiales