El torneo de la URBA. El SIC se reconcilió con el éxito y fortificó su ilusión