El sueño olímpico

Pensando en los Juegos de 2012, Rigoni y Percossi se unieron hace un año para correr en la Clase Star
(0)
19 de diciembre de 2009  

De las aguas de Olivos al mundo. Alejo Rigoni y Juan Pablo Percossi persiguen el sueño de participar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Una cita que parece lejana, aunque no sucede lo mismo con los relojes de cientos de deportistas que planifican sus carreras en función del ciclo de cuatro años que conduce a la máxima competencia.

Hace un año, Rigoni y Percossi se unieron para participar en la Clase Star, una de las más vistosas. "Nos conocemos desde hace mucho, porque los dos siempre estuvimos en el Náutico Olivos. Yo venía de correr en J-24, con Gustavo González, pero como él tenía que dejar de competir por un tiempo, me junté con Juan Pablo y anduvimos muy bien desde el comienzo", cuenta Alejo, cuya actuación previa más destacada fue la medalla plateada en los Panamericanos de Río 2007, en J-24.

Percossi comenzó a navegar a los ocho años en Optimist. "Empecé en Olivos, después me alejé y regresé para correr en Star con mi padre [Juan José], que fue quien me inculcó este deporte. No tuve una larga trayectoria en otras categorías y cuando surgió la posibilidad de navegar con Alejo, me entusiasmé y empezamos", contó Juampa .

En esta temporada se consagraron campeones de la categoría junior del Mundial de Star, en Varberg, Suecia, mientras que se ubicaron en el 9° puesto en la clasificación general. Rigoni tiene 25 años y Percossi cumplió recientemente los 22, y ambos están entre los más jóvenes de la elite de Star. "Sabíamos que nos podía ir bien, pero un poco nos sorprendió lo que conseguimos; teníamos la intención de mejorar, por supuesto, pero también queríamos compararnos con otros corredores para saber si estábamos haciendo las cosas bien y nos vino muy bien como referencia", señaló Alejo.

Para llegar a Londres, habrá que destacarse en los mundiales de Australia 2011 y de Francia 2012, ambos selectivos; esos serán los principales objetivos, pero dentro de algunas semanas disputarán el Mundial de Brasil 2010, en Río de Janeiro; allí, la misión será acostumbrarse a competir con los mejores y comenzar a ajustar detalles. "Tenemos que sumar horas de competencia, pero también vamos a intentar ganar. Como paso intermedio, tenemos la intención de correr en el Campeonato Europeo en 2010 y en 2011, en el que también participan rivales de primer nivel, pero también debemos empezar a probar el barco y las velas que vamos a utilizar para conseguir la clasificación", detalla Rigoni.

Un factor de la preparación está en el entrenamiento. El Star, por tratarse de una nave con velas de gran dimensión, requiere una elevada exigencia en lo técnico y en la parte física. Para ello, un aspecto clave es que entre ambos navegantes se acerquen a los 180 kilos, el peso óptimo para manejar con soltura este tipo de velero. "En el Cenard, estamos haciendo un trabajo especial para ganar en peso, más allá de que todavía tenemos tiempo para llegar en condiciones ideales al selectivo olímpico. Es importante por el contrapeso que hay que ejercer, porque hay que estar colgado y sostener las velas bastante tiempo y eso demanda mucha resistencia y fuerza", explica Percossi.

Juntos, en menos de tres años, intentarán participar en la gran cita olímpica.

Una categoría menos

Por resolución del COI, serán diez las clases –fue marginada la Tornado, en la que participaba Santiago Lange– que competirán en yachting en los Juegos de Londres: seis de varones (Laser, Finn, 470, 49er, RS:X y Star) y cuatro de mujeres (Laser Radial, Elliott 6m, RS:X y 470).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.