El sueño terminó en frustración

(0)
22 de octubre de 2000  

MAR DEL PLATA.- Es difícil que de una cancha todos se vayan tristes y hasta con lágrimas. Pero es absolutamente posible y ayer ocurrió en la Villa Marista, donde Mendoza le ganó a Mar del Plata 16-6 para quedarse finalmente ambos equipos fuera de las semifinales (los locales tenían mayores posibilidades).

Mar del Plata llegaba fortalecido por la victoria ante Córdoba, y los cuyanos con el compromiso de revertir su imagen deslucida. Los marplatenses soñaban con acceder a las semifinales, luego de una década de frustraciones. Pero lentos, imprecisos, sin la posibilidad de presionar y dominar, fueron sometidos por el pack mendocino. El resto lo hizo Leandro Speroni. El apertura visitante marcó los tiempos y, como si fuera poco, definió el partido.

Con un penal Speroni abrió el marcador y las ilusiones de clasificarse. Y el empate que por la misma vía consiguió González Sueyro no se correspondía con lo que sucedía. Mendoza impuso su oficio en las formaciones fijas, y aprovechó las desprolijidades de los locales en los scrums.

El público que se acercó a la Villa Marista, con la intención de ser testigo de un hecho histórico para el rugby marplatense, se retiró desilusionado por la escasa respuesta del joven equipo local. Los backs, el arma más poderosa de Mar del Plata, nunca tomaron vuelo. Mendoza controló el partido de punta a punta, con mayor solvencia sobre el final de la primera etapa y gran parte del segundo tiempo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.