El talento de Riquelme, a salvo de las controversias

Pese a que no hubo un acuerdo económico, ayer deleitó en la práctica y jugará ante Newell´s
Pese a que no hubo un acuerdo económico, ayer deleitó en la práctica y jugará ante Newell´s
(0)
23 de agosto de 2000  

El malhumor por no llegar a un acuerdo con los dirigentes por la reactualización de su contrato no le quita su clase de gran jugador. Juan Román Riquelme sigue tirando caños o haciendo sus pisaditas.

El pibe que vio nacer su talento en los potreros del barrio San Jorge, en Don Torcuato, ayer no tuvo problemas en adaptarse a los charcos de la cancha auxiliar de Casa Amarilla. Frotó su botín e hizo magia con la pelota, que disfrutaron a los pocos hinchas que desafiaron el mal tiempo.

"Este pibe vale oro", dice Facundo, un hincha de Loma Hermosa, de Tres de Febrero. Sólo pasaron 10 minutos yRiquelme infló la red con un brillante remate de 25 metros. Arriba los titulares 1 a 0.

Transcurren los minutos y el 10 sigue imparable. Centro de Marchant, anticipo ofensivo de Riquelme con un impecable cabezazo. Se escapan los titulares por 2 a 0.

"Dejame hacer uno", exclama Barijho. La magia sigue. Chapoteando en el barro saca un pase de rabona para Palermo, que se embarulla y no define. "Es un genio", acota otra vez Facundo. La práctica finaliza 4 a 0 y Riquelme se lleva los aplausos. El mismo jugador que renunció al ajuste del contrato que le ofrecía Boca porque no llegaba a los US$ 700.000 netos que pretendía -Boca ofrece 500.000.

"Si no le dan lo que quiere, Román prefiere cumplir el contrato -vence el 30 de junio próximo-, ganar lo que le corresponde -por el último año cobrará US$ 240.000 brutos de prima- y el próximo año, cuando nos sentemos a negociar el nuevo vínculo, será otra cosa", dijo Marcos Franchi, representante del jugador.

Los dirigentes quedaron sorprendidos con la decisión de Riquelme en renunciar a que le cuadrupliquen la prima. Y el volante jugará el sábado, frente a Newell´s, por el Apertura.

La lectura que puede hacerse de los hechos es que Riquelme quedó desilusionado porque Mauricio Macri no le dio el reconocimiento que pretendía y por eso, si no arregla un nuevo contrato el próximo año, buscará quedar libre. Aunque eso podrá ocurrir el 30 de junio de 2003.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.