Roland Garros. El último legionario en París