Madura el KO. El valor de los polémicos números