Opinión. El valor que representa el noqueador