El 103er. Argentino abierto de polo. El vicio de ganar