Opinión. Eliminó sospechas y controló rivales