Empieza fácil, pero es el Mundial más difícil