En Berlín, se palpita el duelo de la velocidad Bolt vs. Gay