En Brasil, la prensa habló de fracaso y vergüenza