En el cierre, Perú frente a Paraguay

Un gran operativo de seguridad.
(0)
30 de marzo de 2000  

LIMA (Especial).- En el encuentro con que finaliza la primera fecha de las eliminatorias sudamericanas, Perú y Paraguay se enfrentaban anoche, al cierre de esta edición, en el Estadio Nacional de esta ciudad, con el arbitraje del argentino Horacio Elizondo.

Horas antes del ansiado debut, lo que precedió a este encuentro fue, por un lado, un gran operativo de seguridad para proteger a la delegación guaraní y, por otro, un extraño ritual de brujería contra los visitantes por parte de numerosos simpatizantes locales.

Frente al hotel donde se aloja la delegación paraguaya se reunieron hinchas peruanos, que observaron con atención como un chamán hacía un acto de magia negra, provisto de pócimas y fotos de ambas selecciones. Incluso, el brujo recortó una figura del arquero José Luis Chilavert.

Respecto de la seguridad, en Lima se vivió una tensa calma: varias dotaciones de la policía peruana acordonaron desde temprano el estadio, que se esperaba estuviera colmado por 50.000 peruanos, pese a que las entradas no eran consideradas muy baratas. Además, un grupo policial especialmente designado siguió los movimientos de la delegación visitante.

El presidente de la Federación Peruana de Fútbol, Nicolás Delfino, solicitó que no se interpretaran los himnos nacionales de ambos conjuntos para evitar "comportamientos ofensivos del público" contra los paraguayos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?