Suscriptor digital

"En Ferrari no hay privilegios"

Michael Schumacher aseguró que en el team italiano el piloto más veloz indica el camino; el alemán también confesó que el rival más peligroso es su compañero Barrichello, porque "Mika Hakkinen corre en otro equipo y con otras estrategias".
Roberto Berasategui
(0)
24 de marzo de 2000  

SAN PABLO.- Se sentó muy cómodamente en un sillón de cuero. Se cruzó de piernas y abrió los ojos muy grande. "¡Oh, Argentina!", exclamó. "Tengo muy buenos recuerdos de allí. La gente es muy fanática por Ferrari", memorizó Michael Schumacher en el comienzo de la entrevista exclusiva con La nacion deportiva. Con una sonrisa permanente, derrochando simpatía, el piloto alemán habló de su presente auspicioso, al ser el líder del campeonato de Fórmula 1 con Ferrari, una ventajosa posición jamás vivida en el arranque de un certamen desde el 96, cuando llegó al mítico equipo italiano.

-Usted siempre se mostró muy frío. Hasta en Italia, pese a ser un gran ídolo, fue algo resistido por su forma de ser. Este año se lo ve de otro modo, más humano. ¿A qué se debe ese cambio?

Schumacher se sorprendió, pero no dejó de reírse. Miró el pie derecho, que descansaba sobre la pierna izquierda, estiró los labios y con otra sonrisa contestó: "Puede ser que mi imagen haya sido como la de una persona distante, pero nada más. Trato de ser el mismo. Ahora tengo motivos para estar más contento, ya que marcho primero en el campeonato. También el ingreso de Barrichello en el team originó un buen clima.

-Se dijo en Italia que usted debió cambiar para conquistar a los tifosi. Si hasta ahora estudia el idioma italiano...

-Siempre es bueno aprender y abrir la mente.

-El año último, en Silverstone, usted sufrió su accidente más grave. ¿Qué cambios le produjo esa circunstancia?

-Fue un momento duro, porque la lesión me postergó mitad de temporada. Trabajé muy duro para estar de nuevo en competencia y por suerte logré adaptarme otra vez.

-¿Se pierde algo de confianza ante un golpe tan duro?

-En mi caso, no.

-¿Yeso fue por ayuda externa o por naturaleza propia?

-Es algo natural.

-¿Qué chances tiene de salir campeón este año?

-Estoy muy confiado, porque realmente la Ferrari modelo 2000 es un auto excepcional. Dos veces en mi vida sentí conducir un gran coche: en 1994, con Benetton, cuando logré mi primer título, y ahora.

-¿Qué espera de su compañero Rubens Barrichello?

-Lo mejor. El demostró en Australia (finalizó en el segundo lugar) lo buen piloto que es. Esta vez tiene los medios para hacerlo y cumplió.

-La carrera de Melbourne fue controvertida, por los dos ingresos de Barrichello en los boxes, luego de superarlo en la pista. Hasta el mismo Ron Dennis (director deportivo de McLaren) habló del tema...

-Cada uno debería opinar sobre sus cosas y sobre sus problemas. En esa carrera, yo podía haber acelerado un poco más, pero tenía 20 segundos de ventaja. Era arriesgar el auto sin sentido.

-¿Usted pretende que Barrichello se comporte como Eddie Irvine (su anterior compañero)?

-Lógico.

-¿Cómo es eso?

-El piloto más veloz tiene que ser el que indique el camino. Esta vez soy yo. Eddie en su momento me ayudó. Cuando Rubens sea más rápido, yo lo ayudaré. Pero en Ferrari no hay privilegios previos.

-¿Por qué usted es el más veloz?

-Será por talento, o porque estoy más concentrado. No sé.

-¿A quién considera más peligroso como rival: a Mika Hakkinen o a Barrichello?

-Barrichello es el rival más peligroso, porque ambos estamos en condiciones similares. Hakkinen corre en otro equipo, con otros elementos, otras estrategias...

-¿Lo obsesiona alcanzar los récords de Ayrton Senna en triunfos (41 contra 36 de Schumacher) o los cinco títulos de Fangio?

-No pienso en las estadísticas. Yo estoy conforme con lo conseguido hasta ahora, pero voy por más. Hay otros pilotos, como el caso de Mika Hakkinen, que están hace más tiempo que yo en la Fórmula 1 y no están cerca de los récords. Además, cada época es distinta. Si yo llegara a superar en poco tiempo las victorias de Senna, me entusiasmaría, porque estaría muy cerca de un nuevo campeonato mundial.

-¿Qué perspectiva tiene para el GP de Brasil?

-Creo que tenemos buenas posibilidades de obtener buenos resultados. Por supuesto que iremos por la victoria, pero un segundo o hasta un tercer lugar es también favorable. Ahora soy yo el que está en la punta del campeonato. Y debo manejarme desde esa posición.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?